Mostrando entradas con la etiqueta Cine. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cine. Mostrar todas las entradas

13.11.14

Hierro 3

He visto la película Hierro 3 o conocida también como Casa Vacía, en español. 


Esta película, dirigida por Kim Ki-Duk, trata de un chico que "salva" a otra chica de la abusada vida que vive por culpa de su marido. Es una ex modelo (aunque eso sólo es importante porque ella en sus fotos demuestra vida y en su vida cotidiana es un espectro que vaga por su casa). Este chico, repartidor de volantes de comida, habita en las casas vacías, las repara, le da vida y luego se marcha. Al llegar a la casa de esta modelo, es ella quien le advierte de su presencia, la cual el tenía completamente olvidada. Él descubre las heridas en su cara y al mismo tiempo, a través de una llamada telefónica de su marido, es capaz de notar el trato que éste tiene con ella. Una vez que este último llega a la casa y la vuelve a maltratar, el chico escapa con ella y comienzan una "nueva vida" (No contaré mucho más para el que la quiera ver).
He quedado bastante asombrada de lo que el cine sur koreano podía entregarme. Crecí con la influencia del cine estadounidense y por supuesto aún quiero ser/conocer/trabajar/ser adoptada por Meryl Streep. Pero con el tiempo me he acercado a un distinto tipo de cine. Esta vez por unas clases que tomo he tenido que conocer nuevas corrientes, temáticas y nuevos lenguajes que no son los hollywoodenses. 

Hierro 3 es una de esas películas que además de llorar, puede acercarte a esas reflexiones que nunca hacemos. Respecto a cosmovisiones que creo sólo las culturas occidentales pueden ofrecerte. Hay un tema sobre la espiritualidad y la dimensión heroica del ser humano que no existe en la cultura en la que yo vivo. Todo es medido en tanto al "éxito social", al dinero que posees y a una satisfacción al ocupar un puesto en la sociedad. Pero hemos perdido lo más importante. Lo que el espíritu puede entregarte. Y el espíritu no como algo intangible y volátil, sino como la real búsqueda de éste por medio del contacto real y presente con los otros, el cómo un héroe puede ser alguien que rellena tus espacios para darle más vida. Como un héroe puede ser simplemente un otro que viene a entregarte algo nuevo, desconocido y que te abre los ojos ante algo que jamás habías considerado al estar tan sumidos en lo nuestro; ya sean nuestros dramas y o satisfacciones.

Lo más interesante en la película que va tiñiendo todo de emociones, es la carencia de palabra de la misma. No se vuelve un cine meramente contemplativo, sino que el lenguaje pasa a no ser necesario, porque los personajes tienen gestos y acciones que los develan por si solos, y más interesante aún es como estos no se hacen evidentes. El lenguaje es lo más a la mano que tenemos, la palabra es lo que nos acerca al otro y quizás hemos perdido el sólo estar, el sólo acompañarse. Los dos personajes eso hacen y es genial cómo uno puede imaginar que realmente jamás han hablado y sólo con mirarse y tocarse los pone en la esfera del diálogo, pero no verbal.

La película es capaz de mostrarte seres sensibles, que esconden más de una emoción en su mirada, que tienen algo que decir, pero que con un gesto lo hacen, por lo mismo, vuelvo al espíritu. Hay algo que sus almas quieren decirse y logran ponerlas en contacto. 
Sin duda Hierro 3 ha sido una película que me ha abierto una nueva posibilidad de replantearme las relaciones humanas, de cualquier índole. Y es que estamos tan sumergidos en un mundo de la inmediatez, donde queremos todo al tiro y que todo sea sonido y poco silencio, que es bueno reencontrarse con una nueva mirada. Con una posibilidad de realizar la introspección debida y volver a comenzar o continuar el camino pero con ojo en otras cosas.

Es muy fácil decirlo, es muy fácil escribirlo, pero quizás ha llegado el momento de aplicarlo.
No sé (esa será una palabra muy frecuente en mis reflexiones)

Saludos,
Caroquito.
P.D: Si viste o luego de esto, ves la película, me encantaría algún comentario. Quizás sólo desvarío o tenemos puntos en común.